Banner
Banner
Cincuenta años del discurso de Martin Luther King: “Tengo un sueño” PDF Imprimir E-mail
Escrito por V. M. Pérez Martínez   
Miércoles, 28 de Agosto de 2013 20:21

Cincuenta años han pasado del discurso pronunciado por Martin Luther King ante el monumento a Abraham Lincoln en una de las marchas más importantes realizadas en Washington como acción reivindicativa de las libertades y derechos de la comunidad negra en los Estados Unidos. “Tengo un sueño” (I have a dream), pronunciado aquel 28 de agosto de 1963, significó un punto de inflexión en la defensa de las libertades civiles de la humanidad. Coincidencia o no, con respecto a que ambos líderes fueran asesinados, el discurso de Luther King se pronunció ante la efigie Lincoln; presidente que anunció la libertad de los esclavos.

“Tengo un sueño” marcó un hito porque fue un discurso que sintetizaba las necesidades de un sector de la población que exigía libertad e igualdad; denunciaba las injusticias de la comunidad negra e impulsaba acciones de cambio. Fue un discurso donde la no-violencia era la estrategia, conjuntamente con la razón, para la defensa de los derechos humanos y civiles. Un mensaje universal porque sigue estando vigente sus principios fundamentales. Sus motivaciones trascienden cualquiera de las causas mientras sectores de la población sigan siendo vilipendiados en sus derechos.

"Cuando dejemos que la libertad nos llame, cuando dejemos que nos llame desde todos los pueblos y aldeas, desde todos los estados y todas las ciudades, entonces podremos impulsar y hacer emerger el día en que los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos, judíos y gentiles, católicos y protestantes, podrán unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: ¡Por fin libres! ¡Por fin libres! ¡Gracias al Dios Todopoderoso, por fin somos libres!"